Archivos Mensuales: enero 2012

Soy arquitecta y no lo sabía

The do – Gonna be sick !

Me cago en la analítica web, en las fuentes de tráfico y en cómo optimizar los procesos de cualquier página web. Me cago en las putas conversiones, en aprender a usar el excel a esta edad y en el delicado profesor que me está dando la clase. Los números nos dan de comer y la poesía nos hace pobres. Teniendo en cuenta esta filosofía me apunté a un master en marketing digital y ahora sólo quiero que termine. Hace un año que vengo sacrificando mis fines de semana, todos los viernes y sábados, 5 horas cada día,  ya no puedo más. Lo bueno de este master es que nadie entiende bien lo que hago y eso me gusta,  lo segundo bueno es que me he dado cuenta de lo que no voy a hacer nunca en mi vida. En esta clase pensar “out of the box” es basura y la creatividad se prostituye con cada banner y es por esa razón que cada vez que termina este delirio salgo con dolor de cabeza, me voy al bar más cercano, pido un vermut y algo sazonada me voy en el metro escuchando una canción optimista para no perder las esperanzas.

Ahora con las crisis y el fenómeno de internet todos quieren responder a dos preguntas ¿Cómo vender en internet? y  ¿Cómo hacerme millonario en la web? Ahora resulta que todos quieren medir, analizar, optimizar y coleccionar datos. ¿Para qué? para vender, vender, vender y vender. Me cago en los testeos que cambian día a día, en la anatomía de los “clicks”, en el puto SEO, SEM, CRT, CPC, CPM, en los KPI´s y en todas las abreviaciones que tanto les gusta a los yankees para complicarnos la vida.

Peter Drucker, analista norteamericano dice “Todo lo que se puede medir, se puede mejorar”, pero ¿Todo lo que no se puede medir, no se puede mejorar? No lo creo. Yo creo en lo abstracto, en la imaginación, en el pensamiento constructivo que convinado con números y mediciones dan resultados bestiales. Lo que no me gusta es ser partícipe de convertirnos en máquinas registradoras y hacer comunicación con estiercol y excremento. Me gusta la analítica pero no sólo la web,  me gusta la analítica en todas sus dimensiones, a veces me paso las noches escuchando canciones folkeras mirando el techo tratando de responder esta interrogante:  ¿Porqué la gente hace lo que hace?…generalmente nunca doy con la respuesta.

Lo bueno de hacer un master que no responde a tu perfil es que siempre se aprenden cosas nuevas y hasta te puedes sorprender. Después de casi un año yo he aprendido que soy arquitecta, no de edificios, ni de casas ni de plazas o de parques, soy arquitecta de la información, abreviado sería AI, suena hasta profesional. En el mundo online hay espacios para todos y si sientes que el mundo no te entiende porfavor no os desespereis, inscríbete a un master en mkt digital, sacrifica tus fines de semana, cómprate 3 cajas de ibuprofeno y respira profundo que en el espacio virtual sideral cualquier freak es bienvenido.

Anuncios

TE ODIO WALT DISNEY

Citizens ! – True Romance

Esto de crecer viendo películas de Disney nos hace mal a largo plazo. Desde que somos pequeñas nos pasamos horas frente a la televisión viendo películas como La Cenicienta, Blanca Nieves, La bella y la bestia que nos venden la misma historia: Un final feliz. No creo en el príncipe azul, en el amor para siempre y menos en los finales felices. Todos los finales siempre son finales y es por eso que no pueden ser felices. Lo peor de todo es que yo me vi todas las películas de Disney, todas. Lo peor de todo es que a veces pienso que algún día el príncipe azul llegará a mi puerta, me besará pasionalmente y seremos felices por siempre y todo por la culpa de Walt Disney.  Ojalá algún día te saquen de esa máquina de hielo y te partan en pedacitos. No merece la pena que te mantenga muerto congelado, nos haz cagado a todas las mujeres. Seguimos creyendo en tus putas historias de amor imposible y por tu culpa la sociedad está como está. Te odio Walt Disney.

Hoy venía en el metro pensando y mirando a los chicos a mi alrededor esperando que algún guapo se me acercara, cruzara los vagones del metro en cámara lenta corriendo hacia a mí y me dijera “eres la chica más guapa que he conocido en mi puta vida, por favor escapémonos a Berlín a vivir un fin de semana desenfrenado, te quiero conocer”.  Jaume I, Urquinaona, Passeig de gracia, Girona, Verdaguer, Joanic y no pasó nada . Esas cosas ya no pasan en la vida real y menos en el metro de Barcelona.

¿Alguien ha vivido la película “antes del amanecer” en carne propia? ¿Alguien es la bella y se enamoró de la bestia? ¿A alguien la drogaron y la vino a despertar el amor de su vida con un beso? No lo creo. No creo en el amor improvisado, en el amor creado y menos inventado.  No creo en las putas historias de Walt Disney y menos en sus desenlaces. Te odio Walt Disney. Te odio por hacernos pensar que algún día nos pasaría una de estas historias. Tus cuentos nos hacen daño,  nos vuelven neuróticas , inseguras e infieles “ever after”.

Propongo reinventar las películas de Disney y verlas como realmente son. Blanca Nieves no tiene siete enanos, tiene siete amantes.  La cenicienta no desaparece a las 12 porque se le va el hechizo, se va a las 12 porque empieza la fiesta. A la bella durmiente no le hicieron un hechizo para dormir, se metió una sobredosis de ansiolíticos para no pensar. La bestia nunca pudo conquistar a la bella porque la bella se volvió lesbiana y ya no toma de esa cepa. A ver Walt Disney será mejor que revivas y mires en que época estamos viviendo. A ver Walt Disney será mejor que te enteres de una vez y no sigas lucrando con tus películas falsas y menos nos las trates de vender en 3D, en 4D y en 5D que estamos viviendo el 2012 y según el calendario Maya todos moriremos y no con un final feliz.

TE LO HE DICHO 1500 VECES

Yeah Yeah Yeahs – Zero

No se que me pasa. Estoy perdiendo la memoria y soy tan pero tan joven. Es una bajón. A veces me levanto y no se en que cama estoy. Estoy preocupada, creo que voy a sacar una cita con el médico. Ya estoy de vuelta en Barcelona hace como una semana y no he tenido tiempo de nada, ni siquiera para escribir. En esta ciudad el tiempo pasa volando y todavía no sé cual es la razón. Mi jefe me repite las cosas una y otra vez y yo sigo olvidando lo importante. Estoy harta de eso, estoy harta de que me repitan las cosas,  estoy harta de tener que preguntar siempre lo mismo, estoy harta de recibir siempre las mismas respuestas. Creo que tengo alzheimer prematuro y soy tan pero tan joven.

Estoy a una semana de cumplir 28 años, miro a mi costado y veo a mis amigas a punto de casarse, de tener hijos y montando sus propios negocios. El tiempo pasa volando y supuestamente uno tiene que hacer todo antes de los treinta, vivirlo, bailarlo, tomarlo, fumarlo, trabajarlo, viajarlo y follarlo… todo. Eso también me estresa,  la carrera contra el tiempo. Me estresa que todo el mundo me pregunte que edad tengo, me estresa que todos a mi alrededor empiecen a hacer “nidito”, me estresa que me digan lo que tengo que hacer,  que me riñan sin sentido, la poca claridad de las cosas, no tener una rutina y sentir que pierdo el control de mi vida.

No se que me pasa. Estoy perdiendo la memoria y soy tan pero tan joven. Esto de padecer de una mente frágil a veces me beneficia porque hago las cosas una y otra vez. Decía Einstein “la locura es hacer las mismas cosas una y otra vez y esperar resultados diferentes”. Parece que me quisiera acordar de lo quiero y no de lo que debo. A veces no puedo dormir pensando que algún día me tengo que ir, no sé que me depara el futuro. Me repiten las cosas 1500 veces… y yo sigo en la escena de convivir en mi propia simbiosis. Desde que he llegado a Barcelona he desarrollado un lado felino nunca antes visto, me he cortado el pelo, me lo he pintado rubio,  me estoy dejando crecer las uñas, por las noches gruño y a veces araño.

Etiquetado , ,

NO HAY MANERA

Antònia Font – Calgary 88

Dice una canción “no hay manera de quererte, no hay manera, no hay manera de acercarme, no hay manera”. ¿Existe una barrera de fuerza mayor que no estamos entendiendo los extranjeros a la hora de hacer amigos en Cataluña? ¿Es posible ser amigo de un catalán sin hablar catalán? ¿Será que nos estamos equivocando a la hora de expresar nuestras ganas de crear una amistad? No lo entiendo. Llevo ya más de un año en esta bella ciudad y hasta ahora tengo sólo una amiga local. ¿Qué debemos hacer? ¿Qué no está funcionando? ¿De qué la capítulo me perdí? ¿Que fruta venden aquí que no he probado? Que curiosidad tengo yo!

Después de pensar y pensar y probar varias técnicas he llegado a un conclusión: Nos pasamos de entusiastas, si, los peruanos nos pasamos de entusiastas a la hora de expresarnos. Sonreímos demasiado, hablamos demás y movemos las manos en exceso. Lo que pasa con los peruanos y el entusiasmo es que nos ahogamos de emoción cuando conocemos gente nueva. El problema es que como nunca llega nadie a Perú, nos morimos de emoción cuando conocemos gente diferente, nos puede dar un paro cardiaco al sonreír y queremos darlo todo, a esa persona que apenas conocemos hace 5 minutos. Lo invitamos a dormir a casa, le prestamos el cepillo de dientes de la abuela, le regalamos la bicicleta que nos sobra para que conozca la ciudad, los invitamos a comer y los empachamos y si podemos los emborrachamos sin cobrarle ni un centavo. Queremos que la poca gente que llega al Perú se lo pase de la hostia con nosotros, queremos que esa experiencia quede marcada en sus memorias y nos aseguraremos de que sea así.

Así somos, así nos han enseñado y así seguiremos siendo. Nos pasamos de entusiastas y eso tiene sus consecuencias. A veces podemos ser un empalague de Manjar blanco (dulce de leche) y eso lo entiendo, lo queremos dar todo, ahora y ya. Nos gusta tener muchos amigos para no sentirnos solos. Nos gusta contar chistes baratos y jugar con el doble sentido, aunque caigas de inapropiado. Nos gusta no perdernos de nada, queremos saberlo todo y estar donde las papas quemen. No nos gustan los fracasos,  hemos crecido pensando que somos especiales, que tenemos talentos sobrenaturales y que algún día seremos famosos. Somos  expresivos  en exceso y cariñosos que llegamos a sobrepasar. Pecamos de posesivos y quizás a veces de obsesivos pero siempre con buenas intensiones.

Por el contrario nuestros amigos locales son diferentes.  Ninguno es bueno ni malo simplemente venimos de lados distintos y es por eso que nos cuesta encajar.  Ellos toman vino y nosotros pisco. Ellos comen pan amb tomaquet y nosotros comemos ají con pan. Ellos toman buen café y nosotros buenas hierbas. Ellos son artistas y nosotros artesanos. Ellos son los campeones del mundo y nosotros hace 27 años que no vamos a un mundial. Ellos son tus amigos después 48 birras, y nosotros a la tercera. A ellos les cuesta soltar un centavo si no es necesario y nosotros nos pasamos de generosos, a veces hasta de huevones. Ellos son nacionalistas a morir y nosotros sólo queremos salir de nuestro país. Ellos te dicen te estimo después de un año de conocerte o más y nosotros lo decimos a la segunda vez de follar. Ellos no dan regalos sin motivos, nosotros inventamos motivos para regalar.

Creo que si es posible tener amigos de todas lados, el idioma nunca tendría que ser una barrera pero en este caso específico sólo podrás tener amigos locales, si y sólo si aprendas a decir: Visca el Barça, Visca Catalunya!

Etiquetado ,
Anuncios