No me salen las palabras

Ben Howard – Keep Your Head Up

Es difícil que salgan palabras bonitas cuando tienes enfrente una vista demencial. Es más difícil aún querer expresar lo que sientes cuando no sientes nada, aunque sea una gran mentira. Es complicado querer manifestar lo increíble que es despertar en la bahía de Key Biscayne viendo el amanecer, tomando un café, espiando a un par de gaviotas y mirando desde el piso 20 de un edificio setentero cómo limpian la piscina allá abajo.

Una de las cosas más bonitas de un viaje es cuando llega a su fin aún sabiendo que esperaste tanto tiempo para llegar. Es una sensación contradictoria que se cruza con esperanza de volver, melancolía de dejar y euforia de seguir avanzando. Nunca me han gustado las despedidas y es porque yo siempre me voy. Hace más de 7 años que estoy en este plan, vuelves, te vas, reapareces y partes de nuevo. Supongo que algún día me cansaré de este estilo de vida y decidiré establecerme en algún lugar, aunque me cuesta pensar que me aburriré de ser una eterna saltamontes.

Son las 8:20 de la mañana en Miami y tengo un jet lag brutal. Hace dos días que me levanto abruptamente a las cuatro de la mañana. Hoy cuando me levanté, salí a tomar un jugo y me encontré a mi mamá despierta en la cocina tomando un extracto de algo que no me quedó nada claro. Ella dice que le pasa lo mismo que a mi, que le cuesta dormir, pero se excusa en la menopausia, en los calores corporales, en los subidones y alteraciones emocionales propios de una mujer de su edad. Por otra parte yo me excuso y le hecho la culpa a mi hermana que me quita las sábanas, al jet lag y a la cantidad de teína que tomé antes de dormir.

Dicen que las cosas buenas y malas se heredan de la familia y en este caso me ha tocado ser víctima del mal sueño. Cuando llegue a Barcelona me he propuesto hacer una terapia del sueño, meterme a clases de Tai chi y aprender catalán. Debo canalizar mis energías haciendo cosas y descargando mi fase hiperquinética, también heredada, en este caso de mi papá.

Este 2011 ha sido un año lleno de contraste emocionales buenos y malos. Ha sido un año de puro crecimiento, tanto para mi como para mi familia. Ha sido un año duro para todos, pero detrás de las cosas que han pasado se esconde una palabra mágica, aprendizaje.  Algunos hemos crecido, otros hemos envejecido, algunos hemos partido, otros hemos perdido, algunos hemos llorado y otros hemos gozado pero al final estamos todos juntos de nuevo. En nombre de todos los integrantes de esta familia grito estas palabras desde el balcón de esta hermosa isla: 2011 NO TE EXTRAÑARÉ.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: