Archivos Mensuales: noviembre 2011

Échale más papa al caldo mujer!

Orchestra Fireluche – Lisard

El frío me besa los piés y las manos se me congelan. Poco a poco el otoño nos dice adiós y el invierno acá estoy. Que insistente te pones Julián. Déjame en paz. No te metas en mi cama que sino me veré obligada a poner una muralla de almohadas. Vete. Ya no hay flores y es hora de tomar sopa caliente.

Échale más papa al caldo mujer, le grité, que me desintegro y pierdo consistencia. Échale zanahoria también. Así le damos un poquito de colorsito a ese caldito. Que frío maldito. Me apetece un Chupito. Que me dejes en paz Julián. ¿Porqué sólo me buscas en invierno? No lo entiendo. Esta vez no vas a ganar.

Saca las cucharas para tomar la sopita, insistí. Ha salido el sol pero sólo debajo de mi cama. No me queda más que aferrarme frenéticamente a mis sábanas. Échale magia al caldo mujer, le grité, que sin esto no me paro más. Échale sudor también. A ver si con ese caldito me inyectas un poquito de saborcito.

Anuncios

Si la felicidad no existe entonces los orgasmos tampoco

Bishop Allen – Click, Click, Click, Click

Hoy me levanté con ganas de ser feliz. Hoy puse a Bishop Allen y su tema Click,Click,Click,Click y para seguir con mi espíritu optimista me fui clickeando a la estación de tren.

Hoy hasta el imbécil del bar de la esquina de la estación que me vende el café me sonrió. Hoy mi pelo brilla como el sol, mis rulos se lucen y se enredan con el frio viento matinal. Hoy me tomé un té sin azucar. Hoy tendré una buena digestión. Hoy no llueve. Hoy los caramelos saben mejor. Hoy oscurece más tarde. Hoy es 29 de Noviembre. Hoy las hojas se caen y nacen nuevas. Hoy he decicido ser feliz.

Después de mi post fatalista de ayer, hoy me he propuesto o por lo menos tratar de entender la felicidad. ¿Pero que coño es ser feliz?

Supongo que todos los mortales nacimos para ser felices, supongo, o por lo menos nos encontramos en una carrera sin freno de mano para llegar a ella. Pero la verdad es que esa palabra hoy carece de un significado racional. ¿Pero, realmente podemos ser enteramente felices? o ¿Es una invención humana para que bajen las tasas de suicidios?

Si yo pudiera explicar lo que me hace feliz, diría que mi máximo alcanzamiento hacia la felicidad es un orgasmo. Esos microsegundos de placer que hacen que invoques a Luciano Pavarotti y todas sus canciones en menos de un minuto. Esos espasmos de euforia donde el cuerpo se deshace, retuerce, muere y renace al mismo tiempo. Esos efímeros instantes que hacen que se activen 49 músculos del cuerpo y la resonancia llegue a todas tus células al mismo tiempo.

No es por querer llevar felicidad al ámbito meramente sexual pero no deja de ser cierto que es la representación concreta, viva y tangible del éxtasis de un placer intenso. Entonces no me queda más que preguntarme: ¿Un orgasmo es felicidad o la felicidad es un orgasmo?

Hoy he decidido ser feliz!

Etiquetado , ,

Sangra mi papel

Siskiyou – Funeral Song

Si mi lápiz fuera una cuchilla me pasaría escribiendo todas las mañanas, las tardes, las noches y haciendo horas extras para verte sangrar de a poquitos.

Si por palabra que escribiese botaras una gota de sangre ya me hubiera aprendido el diccionario completo en castellano, en inglés e incluso en catalán sólo para verte desangrar.

Quiero que este papel chille de dolor al escribir tu nombre. Quiero sentir que me matas y que te matan. Quiero que este papel sufra y grite de alaridos palabra por palabra para sentir la sinfonía desilusionada de las notas y la pasión de cada oración.

Quiero que cada palabra y cada escrito tenga sabor a muerte. Una muerte dolorosa, lenta pero sabrosa. Y si el conocimiento es la respuesta, eres el divino amo de mis letras.

12 cañitas y algo más

The Drums – Me And The Moon – Clock Opera Remix

El jueves pasado unas de mis mejores amigas me llevó al barcito en Gracia muy simpático llamado La Pequeña. Es un bar pequeño como lo dice su nombre pero muy acogedor, son de esos bares que dan confianza rápidamente y lo primero que dices al sentarte es “Ponme una caña porfavor”. Nos sentamos en la barra y empezamos con la primera cañita y luego otra más. La dueña del bar, una chica guapa, peruana por cierto, nos invitó unas palitos un poco secos pero con unas salsitas untables muy ricas, justas para que la lengua se fuera soltando y empezara el “chating”. Ella me dijo “te pareces a Cheetara”  y yo le dije “te pareces a Wily-Kit”, la felina Thunderkitten de los dibujos animados los Thundercats. Supongo que eso hizo que nos acordaramos de nuestra niñez, de Lima y de la inocencia que hoy hemos perdido.

Otra cañita porfavor! y después de la cuarta ya no hacía falta decir nada más, simplemente estirar la mano cuando el vaso estaba vacío. Allí estábamos, tres peruanas, cada una más loca que la otra, sentadas en un bar sin límites de consumisión. Después de la sétima cañita y un par de conversaciones subidas de tono le pregunté a Wily-Kit: ¿Porqué no te gustan los hombres?. Ella respondió: Porque los hombres son muy fáciles. Esa frase me dejó pensando por unos minutos. ¿Será que el gusto o el interés está en la dificultad de cazar?  Si los hombres son cazadores por naturaleza, entonces las mujeres también lo somos?  Otra cañita porfavor!

Después de 12 cañitas y cuestionar la sexualidad de todas las que estábamos sentadas en el bar, lo entendí todo!  Miré a mi amiga y le dije “En este bar se está cociendo un caldo” , ella me miró y respondió:  Imaginate tú, si ARA BEBO BIRRA!

…and suddenly magic happens


The Sea and Cake – Covers

Hoy me levanté con una sonrisa perfecta. Salté de la cama y al ritmo de The Sea and the Cake con su temazo “Covers” prendí la ducha, esperando que la presión de agua sea la óptima. En mi barrio, El Borne, cuando el vecino decide ducharse, lavar los platos por la mañana o prender la lavadora a horas extraordinarias todos nos quedamos sin agua, y la poca presión hace que esa sonrisa perfecta se convierta rápidamente en un sindrome de bruxismo. Pero esta vez no pasó y pude tener una ducha digna de una orquesta filarmónica.

No por nada me levanté hoy tan feliz, no es para menos y es que ayer fue una noche mágica, de esas que te cuestionas y piensas…no es justo, ¿porqué yo no nací con un talento digno de ser aplaudido en un escenario? Bla, bla bla…a veces es mejor no cuestionarse sino aceptar y disfrutar del talentos de otros. Sí!!!! Ayer escuché a Wilco en el Palau de la Música, un concierto que venía esperando desde Junio. Compré mi entrada y me fui a la bancarrota en un minuto. Gasté lo que no tenía y esperé lo suficiente para olvidarme que existían.

La verdad, es que yo no esperaba lo que vi ayer, yo le tenía mucha fé al grupo pero me sorprendieron. Que grandes, que cracks, que genios, que maestros, que deleite, que música, que quiebres, que sonidos, que fraseos de guitarra, que estructuras, que fascinación, que golpe de emoción. Es que suenan demasiado bien!!!!! En resumen, fueron dos horas de un conciertazo y todo el público gritando Olé, Olé, Olé.

Etiquetado , ,

Contando Ovejas

Dan Mangan – About As Helpful As You Can Be Without Being Any Help At All

¿Cómo puede ser posible que una chica de 27 años sufra de insomnio? Entonces, ¿Qué me queda para cuando tenga 40 y tantos…? Estamos todos jodidos. Esta vida moderna trae consigo problemas que antes no existían. No me quejo de la vida de hoy, por el contrario, me encanta pero ¿Cómo puede ser posible que tres veces a la semana me la pase mirando al techo, pensando en la inmortalidad del cangrejo, contando de 98 a cero, tomando tres tés por noche que aconsejan un buen dormir  y contando ovejas?

Hoy levanté a las 6:45 am, así nomás, ya estaba despierta y pensé : ya que he levantado al alba voy a hacer Yoga, me vestí de invierno y bajé a buscar unas clases que prometían abrir a las 7:30 por mi barrio. Estaba todo mojado, ayer llovió por la noche acá en Barcelona y me puse mis botas de invierno, de estreno. Que bien me sentí al caminar por el pavimento mojado, pero que mal que me sentí cuando las puertas del relajo no estaban abiertas y es que en España nunca se sabe,  acá la gente prefiere no trabajar, es así.

No me quedó otra que ir en busca de un café, unos de mis momentos favoritos de día, con cafeína porfavor, pero antes pasé por la única tienda de revistas abierta a esa hora, me compré la Rolling Stone. Me prendí el primer cigarro del día e inspirada por el frío, el humo y una entrevista a Jeff Tweedy pensé: hoy es un buen día para empezar a escribir, voy a abrir un blog.  Llegué a casa puse el disco de The Whole Love de Wilco, me fumé otro cigarro, me tomé otro café y mirando mi maravilloso ventanal me acordé que hoy por la noche me voy de concierto, escucharé a Wilco en el Palau de la Música y por unos segundos me olvidé de las ovejas y nuevamente fui feliz!

Etiquetado ,
Anuncios